domingo, 31 de octubre de 2010

séance




Se busca una ilusión de carne y hueso
que en traje de adivino de verano
me tome de su mente y de su mano
en vísperas del viaje sin regreso.

Se renta el gran salón del embeleso
y entrego con la llave un viejo plano
marcado con dibujos del arcano
sentado bajo el palio del sabueso.

Espero como pago una voluta
del humo que recorre la distancia
de Cronos dirigiendo la carrera.

Prometo detenernos en la ruta
que augura la sesión de quiromancia,
llevando el corazón en bandolera.

5 comentarios:

Alfredo J. Ramos dijo...

Soneto de chapó, Lily, en esa veta de reflexión grave e inevitable en la que también estaban tus anteriores décimas. Un beso.

Lily dijo...

Hola Alfredo, querido "Maeztro",

En estos tiempos post-quirúrgicos se me da un poco más lo grave o inevitable, aunque de inmediato paso a convencerme de que lo bufo tiene efectos terapéuticos....

Un abrazo,
Lily

Alfredo J. Ramos dijo...

Espero que todo vaya bien en la postcirugía y que, como bien decís, a los "posts" quirúrgicos sucedan, céleres, los expresamente taumatúrgicos, que ese es el don poético por excelencia. Mis mejores deseos de prontísima recuperación. Y otro abrazo.

Caco dijo...

Hermoso amiga, me encanta la metáfora que has usado.

Todo inicio deseado comienza con ilusiones y sueños, hasta que las bases de las estructuras ameritan más que ansiedades.

Siempre es grato leerte.

Abrazotes para vos. Shalom Laj.

Lily dijo...

Abrazotes para ti también, amigo Caco. Gracias por pasar por esta otra bobería de mis neuronas...

Lily